El Museo Tiflológico muestra las Meninas de Luz Galván, la pintora ciega del color y el trazo decidido

  • Boletín: Nº 21 JULIOL 2018

    Temática: Esports, Cultura i Oci El Museo Tiflológico de la ONCE tiene sus propias Meninas gracias a Luz Galván, la pintora ciega del color y el trazo decidido, que muestra parte de su obra en la exposición ‘Fantasía Cromática. Las Meninas de Luz Galván’.

    El Museo Tiflológico de la ONCE tiene sus propias Meninas gracias a Luz Galván, la pintora ciega del color y el trazo decidido, que muestra parte de su obra en la exposición ‘Fantasía Cromática. Las Meninas de Luz Galván’, que puede verse en el Museo Tiflológico de la ONCE (calle La Coruña, 18. Madrid), del 8 de junio al 15 de septiembre, en horario de martes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17 a 20 horas; y sábados, de 10 a 14 horas.

    Nacida en Pola de Laviana (Asturias), en 1949, Luz Galván Estudia Bachillerato en el Colegio de Santa Teresa de Jesús, en Oviedo, y cursa estudios de Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad de Santiago de Compostela. Es Máster en Accesibilidad Integral en la Universidad Autónoma de Madrid.

    Comienza a pintar en 1993, y realiza numerosos cursos de distintas técnicas en Arte Estudio. En 2003, se afilia a la ONCE tras detectársele una degeneración macular. Luz Galván es la pintora del color y del trazo suelto y decidido, en palabras de la pintora y escultora María García García. Esta exposición está llena de entusiasmo, uniendo lo actual y lo contemporáneo de su pintura, tanto por lo particular de sus flores como por sus Meninas, de las que hace una nueva interpretación. La exposición la forman 12 obras.

    Luz Galván, ante una de sus obras.

    Museo Tiflológico de la ONCE
    El Museo Tiflológico (http://museo.once.es) es un espacio accesible a todos los públicos, donde se emplean, como canales de entrada de la información, el tacto y el oído, junto al tradicional de la vista. En sus salas se muestran cuatro colecciones: la de maquetas de monumentos arquitectónicos, la de obras de artistas con discapacidad visual grave, la de material tiflológico y la de libros en braille y otros sistemas de escritura anteriores a la creación de la ONCE.
    Se inauguró el 14 de diciembre de 1992 y es un espacio concebido para que sus visitantes puedan ver y tocar las piezas expuestas, aunque lo que realmente lo hace original y único es el hecho de ser un museo que nace por decisión de sus usuarios y diseñado por estos a la medida de sus necesidades.

    En él se exhibe el patrimonio cultural de la ONCE y se desarrollan los programas de exposiciones temporales de obras de artistas ciegos y de extensión museística a través de la exposición itinerante de sus fondos. El objetivo es promocionar y satisfacer las necesidades culturales de las personas con discapacidad visual grave, así como servir de escaparate a los esfuerzos de integración y normalización perseguidos por la ONCE.